You are currently browsing the category archive for the ‘poesia’ category.

Como rimas fáciles
tergiversando
motivos
para despertar y
sangrar.

Entre malas
ideas y
tragando
balas.

Ahora y de momento,
siempre, y como abortando
inviernos prematuros,
y por puro entendimiento
mutuo y
reciproco.

Nosotros,
un paréntesis
intangible,
fuera y sin lugar,
como malas
ideas
desfigurando
futuros utópicos
e ingenuidades
personales.

Mientras,
como un direccionamiento,
verdadero,
con frió y
luna llena,
ahora último,
depresiva y
sensual,
Julieta invisible
recuperándome
de entre nuestros
últimos días
y recuerdos.

Como un cuchillo
en la cabeza,
salvaje y
melancólico,
por no olvidar y
concluir
finales de verdad,
ahora y
como lo único de valor real,
que abrazar,
fuera y sin lugar.

Por uno mismo y
sus consecuencias,
nosotros y yo,
entre causas
perdidas y
limites preestablecidos,
cuando no estas,
y como
milagros
mal intencionados
mutando
con la noche y
la ciudad.

Porque se dice “game over”,
cuando el frió y
luna llena,
te cogen infeliz
y a morir,
cuando no hay nadie
ni nada
cerca
ni a la distancia,
fuera y
sin lugar.

Fuera y sin lugar. 

Sander Dekker 01

Como días incompletos
prematuramente
abortados,
cuando sangro ausencia
en primera
persona.

Por mediocre y
cobarde,
sin rastro nuestro
alrededor,
ahora y
como una canción,
por culpa y
mala educación.

Cuando no estas,
por miedo y
dolor,
cada intento de inútil
reagrupación,
como algo familiar
muriendo,
dentro y
lejos.

Mientras las canciones,
por las mañanas y
pasado el atardecer,
vuelven
sin regresar,
invisibles e invencibles,
como mi corazón,
cuando somos silencio y
miseria y
todo lo real
que incendiar.

Porque como razones,
para perdernos y
encontrarnos,
en medio de todos y todas,
puedo no ser y
dejar de ser,
lo bueno y malo
próximo y
pasado.

Como sus labios y calor,
cuando hay frió
fuera y
en el exterior,
por no saber como
ni cuando
intentar regresar,
juntos
nosotros y yo,
y la ciudad
contigo y
todo lo demás.

Tres y dos, y yo.

.

Sander Dekker 71

Nacer y morir,
por instinto y necesidad,
cada que vuelvo
sin regresar
de verdad.
 
Porque esperar
es dejarse arrastrar,
como estar
sin vivir y no existir.
 
Como soñar despierto,
entre promesas
sinceras
pero incompletas.
 
Tanto como vagar
sin parar,
y coger y traicionar,
por instinto y necesidad,
y no saber desear
de verdad.
 
Como volver y
no volver,
trigueña y hermosa,
mi alma y
la nostalgia,
triste y desfigurada,
recuperándonos,
ahora y
quizá mañana,
de entre todo y la nada siempre
desocupada.
 
Hecho extranjero,
como el tiempo y
la memoria.
 
Mis sentimientos y yo,
como la chica de camiseta sucia,
vomitando infiernos
pero sobreviviendo
constante y
a destiempo.
 
Asesinando y asesinándome,
gradual y
constante,
todos mis viajes mentales,
incompletos y
lamentables.
 
Como pasión e incertidumbre,
entre silencio y
tensión,
por inaceptable
pero confiable,
cuando sentir es vivir y
todo lo demás.
 
Buscando y
buscándonos,
entre habitaciones
vacías
como espacios
abandonados,
los nuestros y últimos,
capítulos
no cerrados.
 
Porque dejarse arrastrar
es tratar y
fallar,
por mediocre y
fantasma,
cuando vuelvo sin regresar,
por no saber desear,
no de verdad.

Desear de verdad y dejarse arrastrar

Sander Dekker 40

Como me siento y
no saber responder,
confunde
siempre el presente
intrascendente,
cuando no hay nada
dentro ni fuera
que perder.

No como antes y
no sé bien
porque
ni cuanto mas
aunque quiero creer
que puedo
volver.

Como una cobarde de mierda,
propensa al anonimato
descubriéndose
muerta
como una mirada
decadente y
austera.

Sin vergüenza
y agridulce,
cada improbable hecho
realidad
sin realmente estar.

Como un pensamiento
imposible
alineando y lastimando
mi reciprocidad
como un salvaje
autodenominado
libertad.

Como antes de encontrarla
y encontrarnos,
fuera de todo
y todos.

Tanto como metáfora
constante,
impredecible y
ahora
irreversibles.

El daño colateral
recibido
y vivido,
como el pasado
resistiendo
al presente y
sus inevitables
tragedias.

Mientras,
nosotros y nosotras
paralelos,
juntos y a destiempo.

Como el ahora
-ultimo-
muriendo
como el jazz
y la tristeza.

Ultimo

Sander Dekker 02

Hay neblina y nada bueno,
ni fuera ni dentro,
pues no puedo
morir
por ausencia
cuando aún vivo
errando alrededor
como una vieja
decrepita
desvaneciéndose entre pura
miseria.

Porque bipartito,
mi cuerpo
y alma,
como una carta
incompleta
puedo ser,
neblina
y tristeza.

Siempre, con nadie
y Nadia,
y su mirada
envenenando
mi sangre
y entrañas.

Como todas las canciones
tristes
que como mujeres
desfiguradas
me resisten
sin abandonarme.

Sin Nadia

kate and michael 09

3, 2, 1…

Como locura transitoria,
mis sentimientos y yo,
cada que despierto,
hecho silencio
y ausencia.
 
Mismo paréntesis
cruel
de oportunidades desperdiciadas,
cuando de torturar
y mutilar
improbabilidades
se vive
y muere.
 
Como mundos paralelos
irresponsablemente colisionados,
por algo más que atracción
y destrucción.
 
Pero juntos y encadenados,
nosotros y yo,
como la crueldad necesaria
experimentada,
cada que se vuelve
sin regresar.

Paralelos y Tangenciales

Donnie 01

Join 25 other followers

Historial de Relatos