Soy un horrible, un hombre
horrible,
mujer,
y animal.

Un error humano,
fantasma,
suicida
y baja autoestima.

Como materia mal concebida
imaginando
espacios perfectos y figuras geométricas
simétricas.

Totalmente prescindible,
vomitando
adjetivos
mal
concatenados, como metáforas
incompletas
muriendo
todas
como mundos en mi cabeza.

Sin reflexiones ni conclusiones
innovadoras,
nuevas,
ni notificaciones
ni nada,
como antes del ahora,
en lo alto y entre montañas,
con el corazón
hecho
fragmentos
y malos sentimientos.

Como ternura incomprendida,
y no saber nada
de nada, todos los días,
muriendo
inútil,
en medio de la vida y todo lo demás.

Porque
respirar no es vivir,
y vivir
no
precisa de existir.

Porque hay calor, todo
el tiempo,
y la habitación que arde en dolor.

Totalmente prescindible y la lluvia.

Advertisements