Como masticar romance y
vomitar nostalgia,
mientras el hambre y pragmatismo
colateral
llamado vida real,
cuando fuera y
sin lugar,
por nadie y
todo lo demás.

Por causas pérdidas y
todo eso relacionado al magnetismo
en odiar y desear
un sentimiento de naturaleza
inaceptable,
cuando sobreviven
inalterables
posibilidades reales.

Entre cartas incompletas y
canciones
cruentas y violentas,
como planetas
paralelos y
malas ideas,
nosotros
como intentos precoces de
fallida
reagrupación.

Porque no se puede ser puta y
chulo a la vez,
cuando mal lubricados,
como extraños
ocasionales,
intoxicados y
común direccionados.

Como nuestros rostros
viviendo y
muriendo,
entre interiores,
reales,
presentes y distantes.

Planetas.

Sander Dekker 81

Advertisements