Como días incompletos
prematuramente
abortados,
cuando sangro ausencia
en primera
persona.

Por mediocre y
cobarde,
sin rastro nuestro
alrededor,
ahora y
como una canción,
por culpa y
mala educación.

Cuando no estas,
por miedo y
dolor,
cada intento de inútil
reagrupación,
como algo familiar
muriendo,
dentro y
lejos.

Mientras las canciones,
por las mañanas y
pasado el atardecer,
vuelven
sin regresar,
invisibles e invencibles,
como mi corazón,
cuando somos silencio y
miseria y
todo lo real
que incendiar.

Porque como razones,
para perdernos y
encontrarnos,
en medio de todos y todas,
puedo no ser y
dejar de ser,
lo bueno y malo
próximo y
pasado.

Como sus labios y calor,
cuando hay frió
fuera y
en el exterior,
por no saber como
ni cuando
intentar regresar,
juntos
nosotros y yo,
y la ciudad
contigo y
todo lo demás.

Tres y dos, y yo.

.

Sander Dekker 71

Advertisements