Como bastardos descorazonados, los participantes rechazados siguen su odisea personal. Viajando a través de sentimientos hermosos, pero aniquilados por desplantes irreversibles.

Como sus propios rostros perdiéndose entre la neblina de sus menospreciados viejos recuerdos. Los agradables.

Advertisements