Algunas personas me sugieren que la deje. Yo, la verdad, se, al menos en parte, que debería hacerlo. Pero sucede que, prácticamente me tiene en sus manos. Y es que es tan cruel la vida a su lado que muchas veces hubiese deseado nunca haber existido. Por razones varias, muchas cojudas también. Años van y vienen. Pero las razones para seguir envejeciendo parecen renovarse continuamente. Sin mi permiso ni, mucho menos, mi aceptación.

Todo empeora por la mañana. Cuando reconozco mi rostro en el espejo y esa mujer vuelve conmigo con un beso envuelto en la boca. La quiero desaparecer, si, pero esta un problema que no se va. Y es que dice, muy convencida, ser mi esposa.

Contraste

Submarine Love

Submarine Love

Advertisements