Cuando mis hermanas murieron no supe muy bien cómo reaccionar. Mi cuerpo, sin embargo, sí. Pues así como todos a mí lado comenzaron a llorar, mis ojos no se quedaron atrás. Fue así como aprendí a llorar sin sentirlo de verdad.

Mi Fantasma y Yo.

Mi Fantasma y Yo.

Advertisements