time to love

time to love

La Novia del Muerto

 

1

 

Le pregunta si ha

muerto.

Se pregunta si esta

muerta.

Intenta otra vez, y

no tiene idea.

 

Pues la única

respuesta a su alcance,

es un silencio

egoísta y

acaparador.

 

Como un bote

salvavidas

vacio y

anclado, además

de abandonado.

 

Enjaulada y

encerrada,

como una presencia,

fantasmal

imposible de desaparecer

o comer.

 

2

 

Bonita e inteligente, y

con adjetivos

cuasi inteligentes,

pero finalmente

inútiles y

efímeros.

 

Como el primer orgasmo

contagiando

con enfermedades

los recuerdos de

su desalmada

maquina

instrumental.

 

Ocupada, y

en silencio

desesperada ante la

suciedad de las

costumbres copiadas

que no dignifican

ni renuevan

su epitafio compartido.

 

3

 

Se entretiene

distorsionando realidades,

mientras por las noches

espera un milagro

abrigador.

 

Tragando aire

metropolitano,

evitando en lo posible,

volver a respirar.

 

Pues la novia

esta empalagada,

acorralada, y

visiblemente

descorazonada.

Intento de poesía numero ciento ocho…

Un intento más de poesía, como para ir moldeando ideas. Supongo que con el tiempo dejare de hacerlo. Al menos eso deseo. No me gusta mucho esto de lo abstracto o surrealista. Por no decir superficial o cínico. Entendiendo que no todos los adjetivos son siempre positivos ni autobiográficos, por supuesto. De un lado a otro, sucede que toda esta verborrea melodramática es tan real como desee creérmelo. Es decir. Lo suficiente y necesario.

Arriba una canción hermosa. Todo en esa canción es maravilloso. Pues “Chan Marchall” – Cat Power crea con esa exquisita voz, un ambiente desbordante, es decir, plácidamente caótico. Además de contradictorio. Pues se puede estremecer aun más que la realidad. Todo fluye con esta canción.

Abajo una imagen de la pareja protagonista de la película “Ruby Sparks”. La verdad la vi porque personalmente – obvio – me gusta e interesa Paul Dano. Tiene algo genial que mucho se ignora. Además, en cierta manera se nota en esta película. Durante los momentos clímax. Paul sostiene genial su papel de manipulador. Gusto bien.

Advertisements