El ingenuo Incomprendido

 

Ya que la vida misma

me nutre

con puras malas ideas

contamino

mis insaciables palabras

con intentos

inútiles de

reconciliación.

 

Es como ser cuerdo

innecesariamente.

O como un adjetivo

acompañando el

discurso de

reivindicación del

odiado

protagonista.

 

Es exactamente

como morir

aplastado por

estúpido pero

devastador

aburrimiento.

 

Es así como

me siento

cuando ella y ellos

me desnudan

con sus hipócritas y

penetrantes

miradas criminales.

 

Consuelo necesita un abrazo

 

Se siente muerta

como el sentimiento

que ya no es

mas mutuo.

 

Incomprendida como

arrepentida, y

muy desgraciada

por lo descuidada

en sus interiores

despreciados.

 

No como cuando

era virgen e

inocente. Ni mucho

menos como

cuando olvido

sus mas íntimos sueños

con la ropa sucia y

en la basura.

 

Como una pausa

exageradamente

prolongada

que tritura con cada

segundo,

sus huecos huesos.

 

 

La malograda confesión

 

Mi irresponsable modo

de ser humano

mataba de hambre a

mis mellizas.

 

Tratando siempre de

encontrarle

un sentido

a estas rimas

comprendí lo que

realmente

sucedía en

el desesperado

infierno donde

solo habitan

los abandonados.

 

Muerta mi contraparte

espere paciente

el final de la hemorragia

para confezarle

cuanto sacrificio

me costó encontrar

a sus niñas

aterciopeladas.

 

Y es que aun

despedazado

sentía muy frescas

sus últimos

besos

en mis mejillas.

 

Pues son las

esperanzas

compartidas las primeras

victimas y

el hombre termina

siempre

como el asqueroso

sobreviviente.

 

Es como abortar

un intenso

sexo solo por falta

de curiosidad.

Mi confesión y sus

malogradas

tangentes

consecuencias.

Intento de poesía numero ciento cuatro…

 

Fiona Apple – Tidal (1996)

La canción de abajo es Fiona Apple con una de las canciones más potentes de su disco debut “Tidal” de 1996. Tengo que admitir que calza perfecto con el primer poema. Otra cosa importante, este es la primera publicación del segundo año para este blog. Me siento muy bien de saber que llevo un año escribiendo casi ininterrumpidamente  y es que salvo lapsos de tres semanas como máximo, he estado muy al corriente de esta humilde pero a veces pretenciosa bitácora. Como sea, lo único que me queda es seguir escribiendo.

Por cierto las imágenes son de la película “Rushmore” de Wes Anderson. Que genial tío es Max Fisher, y que genial es Anderson la verdad. Y es que me sucede que cada peli que veo de este pata nunca tengo ganas que termine. Otro universo sucede ante mis ojos y como uno siente que es parte de ese mágico Todo. Abajo Fiona la musa destartalada de hoy, y amor platónico mío.

Amo Manzana

Amo Manzana

 

Advertisements