Madre siempre esta a mi lado.

 

Vomitando al ruiseñor

 

1

Puedo ser tibio.
Estar extraviado,

sentirme olvidado

e irremediablemente decapitado.

 

Sin una cabeza, y

sin ninguna apuesta.

Sin nadie a quien culpar,

pues mi muerte ya tuvo lugar.

 

Hasta puede que tenga razón Jesús,

cuando dice que mi alma envejeció.

Pues he visto la locura, y

se que a nadie espera.

 

Ya en encarcelados se engañaban,

pues había tiempo todas las mañanas

para tratar de ser bueno,

para inventar consejos,

e incluso para soñar despiertos.

 

2

Amanece y anochece,

y yo exiliado, y

aun guardando mi corazón en la mano.

 

Con los recuerdos dando vueltas,

terminan odiándote,

termina por traicionarte.

Destrozándote. Descuartizándote. Descuidándote.

Pero nada se detiene,

dentro de las habitaciones

con las puertas cerradas,

Habitaciones con gente dentro.

 

3

Y los días aquí son

como los de ayer.

Breves pausas antes

del invierno eterno.

 

Y vuelve el frio a mi cuerpo,

confundiendo a mis

fantasmas internos.

Distorsionando y

mezclando sentimientos.

 

Luego mi cabeza explota,

como después de mi boda.

Pues hay cadáveres

en mi habitación.

 

4

Y las memorias se repiten,

constantemente

sin miedo

y a destiempo.

 

como mi Madre

resucitando

en el corazón roto de Papá.

 

Mientras por la noche

la sangre se contamina,

mis hermanos

siguen viviendo en pesadillas.

 

Y el calor no vuelve,

ni los adjetivos,

ni los hijos,

pues olvidaron sus nombres

y a sus madres.

Intento de poesía numero noventa y nueve

Black Rebel Motorcycle Club – Howl (2005)

El rock nunca morirá con bandas como estas en el escenario. Pues juntos sudamos y gritamos. Como el verdadero rock and roll. Vaya un discazo. Letras dignas de un Frusciante en estado de gracia, mas unas guitarras enfermizas. Y una voz más que tierna, resulta contagiosa. Genial Banda. Abajo Peter Hayes, lider de la banda.

Rockstar

 

 

Advertisements