Esas cariñosas muecas suyas perturban mis sueños de forma desmedida. Estaba ya casi acostumbrado a toda esa mezcla de experiencias bizarras se transformacen entre otras realidades macabras, en una clase de malos habitos sumando a mi caida por medio de la rutina. Sin embargo es por esa desamalda lesbiana que no puedo conciliar ni tan si quiera algun pequeño momento paz. Ni meditar y ni mucho menos respirar, sin que cada suspiro mio sea tomado como una breve ofensa. Para aquellos intransigentes que no cambian de idea y viven el dia sentenciado prejuisiosamente a los diferentes a ellos. Como si se tratase de alguna clase de deporte, esta bien visto señalar siempre en cuando tu criterio sea lo suficientemente tipificado según ellos, el resto no importa, ni las pruebas ni las versiones alternas. Es enfermo.

Pero tubo que protegerme, aun cuando ella sabe todo lo que ella representa para mi, y sabiendo que el encubrirme bien puede resultar un insulto para mi, tan grande incluso como maldecir el nombre de mi madre. Pues ella nunca entenderia la magnitud de mi amor hacia ella. Pero aun asi sabia muy bien como mantenerme calido. Pues su carne me resultaba extremadamente adictiva. Lo hacia con todo el amor propio que se pueda llegar a expresar. Lo hacia con o sin corazon. Pues era como una hermana, y al mismo tiempo una princesa que me acariciaba. Pues de algun modo sabiamos que existiamos el uno para el otro. Solo que nunca supimos saberlo interpretar.

Sin embargo el poder redescubrir lo que ella sentia por mi, fue muy determinante para destapar su verdadera identidad. Era pues una lesbiana mentirosa, una de esas mujeres que comprenden a temprana edad – al menos con el promedio establecido – su verdadera naturaleza. Y de algun modo saben aceptarse. Cosa que es suficiente para ellas. Aun cuando en su corazon existan huellas de amor compartido. Pues solo son dependientes para con sus propias limitaciones. Incluyendome.

Dicho esto, debo aceptar que mi conducta no fue lo suficientemente correcta para con la situacion que atravesaba. Pero es que me calentaba mi sangre. El ser relegado a un papel secundario, cuando mi orgullo no me lo permitia. Eso es sinceramente lo que mas perturba mis sueños ultimamente. El no haber sabido comprenderla. Pero aun con su traicion clavada en mi interior, yo no podia evitar estimarla. Tanto que en un principio me nege a aceptarlo. Pues tristemente debo reconocer que su realidad y la mia vivian el dia a dia, disfrazados y tomadas de la mano. Y asi como a todas esas ratas cobardes que se cobijan entre superficiales estilos de vida les llega la hora de rendir cuentas, tambien nostros tenemos que cumplir. Pues hicimos de nuestra union un juramento que trasciende los limites de la sangre y el amor.

Tenia entonces que lidiar con el entendimiento de mis pecados y la comprencion de los suyos. De un modo sadico, y por ende doloroso, tube que recordarnos. Esa sin duda fue la peor parte. Pues desde el dia que la rechaze, nada volvio a ser facil. Ni los recuerdos ni el aire, ni tan siquiera mi propia saliva, pues todo me recordaba a ella, y eso era extremadamente tortuoso. El teneer que recordar como la traicione.

Y mientras me sumergia en camara lenta, pude sentirlo todo. Pude comprender el porque esa mirada que se ahogaba en lagrimas me me hacia sentir atrapado. Pues significaban para mi, la perdida de del ultimo intento de verdadera confianza. Y me hacia comer mierda. Tragaba mi traicion sin descanso. Una clase de castigo divino quemandome la cabeza. Destripando mi interior. Mientras yo, solo podia seguir tragando mientras ella callaba muy impotente.

Pero aun despues de haber destruido su mundo, ella seguia existiendo para mi. Existia ahí entre llamas. Desvaneciendose del modo mas cruel con cada segundo. Y era yo ahora el que deseaba morir. Pues los unicos lasos que pude cuidar en mi vida, eran los de mi infancia. Y ella era la unica sobrevivieo a mi egoismo y mediocridad. Como la hermana guardian que nunca tuve. Como una madre tierna y sacrificada. Era pues la unica prueba de que alguna vez hubo autentico amor incondicional en mi vida. Algo a lo que llamar alma, que yo habia convertido en una fogata humana.

Contemplar su muerte fue como si me hibiesen violado. Pues la impotencia se incrementaba con cada segundo que transcurria. Mientras el arrepentimientos se manifestaba como lagrimas de acido desfigurando mi rostro. Pues yo era un traidor, y por tanto mis lagrimas estaban malditas. Fui de ese modo desterrado por mis escrupulos, y para siempre. Como un catre oxidado donde solo pueden dormir tristes y dolorosos recuerdos. Un hombre hecho pedasos.

Sin embargo ella sonrie. Sonrie para si misma y para todos sus demonios a su espera. Le sonrie a esos buitres desesperados por su herencia. Le sonrie a su familia aun despues de haber saboreado todo ese desprecio escupido por cada uno de sus miembros. Le sonrie a esas putas envidiosas que se hacian llamar sus amigas. Y me sonrie. A mi su unico lazo con esta odiosa vida. Me sonrie como quien sonrie a su hermano menor. Como si se me acompañase con mi infelicidad. Como si esperace el climax de mi estrepitosa vida. Como si el proximo capitulo fuese alguna clase de suicidio que me llevase con ella. Pues su sonrisa era tierna y a la vez maliciosa. Pues con ella no importaban las contradicciones. Con ella todo se era mas facil, verla a los ojos y perderme entre sus mejillas rosadas y esos sus ojos pronunciados. Como si supiera algo que yo no se. Sonrie sin importar que su belleza se marchitace con cada intento al gesticular cumplidos. Sonrie en busca de algo que sabe ya no existe, aun asi lo hace. Pero para mi todo era una nada y el vacio que según ella expreso con cada mirada.

Un minuto mas antes que el mundo termine de colapsar, y el clima no podia ser mas propicio. Pues llovia con furia. Fue ahí que descubri cuanto me iba a costar sobrevivir a esos proximos infiernos que tanto ya se publicitaban en television. Todos tenian prisa y nadie prestaba atencion. No importaban pues, mis intentos de advertencia. Pues aun cuando intente advertir a mi familia, nadie escucho, solo hubo rechazo y nada mas. Todo era un caos. Los inquisidores estaban por do quier. Las familias supuestamente unidas ya comenzaban sus canivalescos rituales. Como rezar y esas cosas. Otras menos creyentes de repente comenzaron a creer, y era por su desesperacion que no encontraban ni un solo templo de dios cerca en el cual refugiarse. Eso resultaba comico. Los mas romanticos se agarraban de la mano en el techo de su edificio. Eran sin embargo los que mas encajaban los que llamaban mas la atension, pues sus constantes suicidios eran muy escandalosos. Pues se lanzaban de edificios, se suicidaban en vivo, se volvian locos y desataban sus autenticas pasiones; pues violaban, asesinaban, etc.

Aun asi ella seguia sonriendo. Lo hacia en mi cabeza. De una forma muy enfermiza, ciertamente. Pues logre que ella sobreviviese para que asi me acompañase en mis pesadillas. Como un cadaver carbonizado de sonrisa eterna. Como si la realidad que me envolvia no fuese lo suficientemente perra. Como si esas asquerosas miradas a las cuales tenia que soportar despues de haber cometido semejante crimen no fuesen lo suficientemente desprovistas de alma y amor propio. Como si el vomito revolviendo mis entrañas no fuese necesario tormento. Tenia yo que soportar a mi reflejo en el espejo forzar inutilmente una sonrisa que fungiese como mi ultimo consuelo.

Las Princesas sonrien porque quieren

Chromatics – Kill For Love

Sinopsis para Andy:

“Sonreír de forma eterna y siendo consciente de lo que eso representa es demasiado cruel. Como cuando murieron mis hijas. Fue en ese momento cuando la impotencia desproporcionó mis sentimientos. Dibujo entonces una clase de sonrisa consuelo en mi rostro y alma. Haciendo de mi vida una eterna continuidad de bromas de mal gusto. Sin embargo, fue de ese modo que aprendí a sobrevivir. A sonreír.”

Solo una sonrisa y hare que el mundo que quieres exista.

 

Advertisements