Fue el odio lo que desfiguro su rostro, ni las constantes guerras internas en su cabeza pudieron con todo esa amalgama de odios propios y ajenos. Fue ese odio lo que atrofio su alma o de cómo la doncella en peligro encontró más gozo en su abominable contaminación con el agresor. No sucedió al instante, fue más bien un cambio de viñeta inesperado en medio de todos esos cuadros. Se contradecían uno con otro, niños latinos felices en la cama mientras un anglosajón sonreía a la cámara. Indistintas ideas de gratitud tribulaban mi inestable corazón.

Arte se suponía, Pasión se le llamaría, Pura agonía.

¿Y me perdonarías si te confesara mis pecados?

No entendí por completo el mensaje que en un principio se supuso fácil de leer, fue sin embargo por todo lo que pasamos por lo que tuviste que joderme. Y me pregunto si quiero vivir tanto tiempo y poder escuchar todo lo que tienes que decir. Poner dudas donde antes la claridad lo era todo. Y solo para apaciguar esta amargura cancerosa que me mata por tu ausencia. Evitar una confrontación era la consigna. Idear convincentes consuelos. Arrebatarle al corazón lo que la razón desterraba. Y era por culpa de mis sentimentalismos ocasionales que no podía extirparla por completo. ¿Se trataría de un insulto para el Dios negado? No entendía nada.

Córtame en mil y no regresare. Tratados como extraños. Libres sean los invitados.

Soñé que tu corazón estaba lleno de amor para dar

Soñé con tu pasión incondicional tomando forma en medio de una noche lujuriosa

Mis manos estaban ocupadas dando forma a un futuro desesperado

Mis ojos no sentían el cansancio de todas las veladas interminables antes de los amaneceres ocasionales y por demás desternillantes.

Cuando Superman se rindió ante la vejez me di cuenta de que algo andaba mal. Se expandió una idea en mi cerebro que nunca debió estar allí en un principio. Un final destructivo tan bello como un embarazo accidental. “Sobrevivir a tus propias limitaciones para aprender de tus errores” y logro concluir que se trata de una confabulación imperfecta por parte de los fantasmas acomedidos de mi último cumpleaños. Un día el rey se sintió abrumado por la canción de los miércoles que desterró al autor introvertido del reino. Nada resulto más cómico. El resto fueron tantas lágrimas que lastimaron su piel.

Me rindo atrapado por un círculo vicioso

Pues tú sabes qué extraño tanto mi último amor.

Respiro y contradigo mis discursos con ese reluciente deseo de superación heredado el día de mi concepción.  Fue amor o algo mas autentico. Me bautizaron pequeño ruiseñor enternecedor. Deberías saber que eres lo único que deseamos toda nuestra vida y aun sentimos que sanaste nuestras heridas.

Soy la promesa de vida eterna. Soy la culpa reprimida en destruido rostro del infeliz de turno. Soy un revolver en la sien. Soy el arrepentimiento del suicida ejemplar. Soy las heridas sin cicatrizar de tu corazón. Soy el dolor en el alma de la madre defraudada. Soy agonía y existo aun muerto.

Y justo cuando pensé me había redimido tengo que despertar del sueño inútilmente prolongado, pues el sonido llamando a mi puerta descoloca cada vez con más frecuencia mis pensamientos.

Todos mueren por una razón

Mientras las mariposas arden en rencorosa pasión.

“Este miedo no puede durar por siempre” su esperanza se retroalimenta gradualmente mientras transpira enormes suspiros de desesperación. Soy mi propio universo y todas sus consecuencias. Pues duro por siempre aun así mi madre muere. Discurren ideas inconexas en mi cabeza, fluyen a su propio ritmo distorsionando la lógica que supuestamente imperaba en mi mente. Se hizo costumbre asumir los errores como partes de una totalidad incompleta, no sirvió de nada y aun de viejo lamento haber traicionado mi esperanza.

Pasaron tantos años y aun siento el dolor en mis huesos.

Pues la ame tanto cuando arranco mi corazón

Siento la esperanza recorrer mis pulmones mientras afuera me intoxican con sus pastillas. Fui el rey del único lugar donde era joven infinitamente y la nostalgia me abraza tan suavemente mientras recuerdo las frases del ingenuo rebelde. Pues estoy tomando mi lugar en la mesa redonda. Los ruiseñores confabulan incansablemente las formas y maneras de construir sus castillos sobre nuestros orígenes.

Bastardos incandescentes respiran metano mientras nosotros balbuceamos agonizantes. Y es la manera en la que se alejan flotando en el aire que nos distraemos y olvidamos sus pecados cuando los perdonamos.

Una canción para cuando me siento solo

Soy tú y mi miedo es Dios

Papa odia a Mama

Metamorfosis celestial

Despiertas de un mal sueño y mis hermanas aun me esperan en casa.

El agua estaba sobre mis hombros cuando recordé su rostro. ¿Era infeliz? Enfermizamente acomodada sobre las ruinas del sentido común. Mi hermana introvertida. Se sentía sola cuando el hombre la dejo desamparada. Poesía o no, el mal aliento la torturo por siempre y su extirpada alma agonizaba en público.

Princesa incondicional recuérdame llorar en su funeral. Agudeza mental y el vacio se extiende kilómetros insustanciales para el infeliz atormentado. Hermana olvido terminar su canción. Olvido conservarme a su lado. Asesino mi corazón.

Superman desesperado

“Eres la única a quien extraño y no importa lo que hagas, te amo sin importar las consecuencias” Daniel Johnston te dice “Hola, ¿Como estas?”

Advertisements