Conozco un lugar donde las sombras te acompañan por siempre. Un lugar donde las bailarinas contemporáneas pierden el control y caen en fiebre desmedida. Un lugar donde ningún auto puede ir. Donde los perturbados encuentran descanso entre baladas infernales disfrazados en temáticas nostálgicas. Donde las mujeres desterraron la vejez de sus vidas. Donde arriba es abajo. Un lugar donde la gravedad dejo de ser prioridad.
Un lugar donde mis antepasados no conocen el infierno. Un lugar donde puedo amar y odiar sin rencor. Un lugar donde las emociones se intensifican cada segundo con tu presencia. Un lugar donde los recuerdos se tiñen de tu color favorito.

Conozco un lugar en medio de todas tus distintas vidas. Un lugar fuera de tiempo y realidad. Un lugar que gira en torno a tu propio eje. Un lugar donde tus piernas no desfallecen con los desafíos que no puedes lograr. Donde los miércoles por la tarde son más ligeros que los lunes por las mañanas. Donde el paraíso deja de ser un mito. Un lugar donde las traiciones son escazas y dejan de ser inútilmente coherentes.

Conozco un lugar donde mis palabras son las únicas canciones que logran impregnarse en tu corazón. Un lugar donde soy parte de ti. Un lugar donde logras apaciguar mi deseo de venganza. Donde las casualidades son justamente eso y no caprichos de un destino transgresor de vidas.

Conozco un lugar donde vivimos por siempre. Un lugar donde somos invencibles. Donde tus palabras consuelan mi hiperactivo corazón. Donde puedes vivir según tus instintos. Un lugar donde flotamos y caemos al mismo tiempo. Un lugar donde tus lágrimas no deprimen mi inefable existencia. Un lugar donde las promesas incumplidas se desvanecen con cada día nuevo. Un lugar donde yo soy tú y no soy yo. Un lugar donde el perdón es autentico.

Conozco un lugar donde la cura a la locura es gratuita y no una mera sensación de arrepentimiento preconcebida. Un lugar donde lo observo todo y justifico todo sin piedad en mi interior. Un lugar donde mi determinación al extirpar mis cancerosos hábitos es absoluta. Donde mis hijos son felices. Un lugar donde existo indefinidamente por propia voluntad. Un lugar donde los milagros son fabricados por pura necesidad.

Conozco un lugar donde mis labios ardientes encuentran consuelo. Un lugar donde tus orgasmos son por pura pasión y amor. Un lugar donde explosionamos durante horas continuas y no remordimientos de por medio. Donde mis bajas paciones no son tabúes. Un lugar donde tu reinado es más que superficial belleza externa. Un lugar donde tú autoestima deja de ser piadosa y autocomplaciente. Un lugar donde los arcoíris no son más peligrosos que las mentiras blancas de todos los días.

Conozco un lugar donde luego de esperar, tú dices “Si”. Un lugar donde buenos deseos no son pura maldad inconsciente. Un lugar donde las madres son felices con sus hijos y no una ferviente sensación de decepción en el aire. Un lugar donde los padres son consecuentes con sus hijos y no un intento fallido de modelo ejemplar. Un logar donde los accidentes no son crueles casualidades.

Conozco un lugar donde la poesía son palabras sinceras y no una serie de adjetivos vacios. Un lugar donde las baladas románticas no son deliberadamente azucaradas. Un lugar donde nada es obligadamente blanco o negro. Un lugar donde un beso tuyo se desplaza entre infinitos marices subliminales. Un lugar donde puedo existir en tu interior y encontrar calor por pura pasión.

Conozco un lugar donde nuestra familia permanece unida frente a las vicisitudes de la vida. Un lugar donde nadie vende a nadie por menos de lo que pueden procesar. Un lugar donde el hombre ocupado encuentra un escape a su irritante existencia, aun así escupe al cielo gustoso por sus hipócritas vidas. Donde las siliconadas anatomías desvarían un segundo después de contemplar el altar. Un lugar donde la burocracia se suprime con la ejemplar revelación de la humilde meritocracia. Un lugar aislado de los incendiados suburbios del centro inmundo de la ciudad.

Conozco un lugar donde mi amor es puro y mi sarcasmo deja de ser cansino para los demás. Un lugar donde accidentalmente soy un hombre digno de ser recordado por mis padres y una razón de celebración para mis hijos. Un lugar donde mi escape no es cobardía y mi realización pura rebeldía. Un lugar donde mis amalgamas sentimentales perduran con el tiempo y yo vivo para seguirles el ritmo.

Conozco un lugar donde las muertes mías son un suspiro tuyo y un beso continuo consuela mi destrucción.

Chicas Introvertidas

Gracias a “The Soft Bulletin” el año 1999 se convierte en mi año favorito a partir de ahora.   Y no solo por las peliculas increibles de aquel año; Fight Club y el dúo Norton- Pitt, American Beauty y Kevin Space se convierte en un puto rockstar para mi, Magnolia y Paul Thomas Anderson, Eyes wide Shut- Kubrick, The Talented Mr. Ripley – genial forma de descubrir a Matt Damon- The Virgin Suicides- opera prima de la simpatica de Sofia Coppola, si no que ahora con este disco de los The Flaming Lips no podre olvidarles nunca. Simplemente genial.

Advertisements