Estaba yo arrastrándome cuando desperté de un sueño interminablemente aterrador y de entre todo ese mar de desesperación del que escape, solo puedo recordar mis manos ensangrentadas. Me hice viejo y aun estoy huyendo de este pútrido pueblo. Bebiendo hasta morir, bebiendo para intentar sonreír.

Iniciando la canción el público señala al delator.

Soy la motivación del suicida

Una contradicción inconstante, y a ratos enternecedora. Flotando y elevándome en medio de sentimientos destartalados. Contemplando impotente las inútiles maniobras de las mujeres histéricas y atormentadas. Una tertulia con tendencias independistas, una confabulación imperfecta. La inevitable conclusión al final de la fabula. Un idiota enfurecido y su enamorada encariñada.

Soy el universo encandilado del esquizofrénico ensimismado.

Ahogándose en sentimientos traicionados. Y el Amor y Odio es de forma reciproca en el convento. Un vampiro sufre un ataque de conciencia durante plena orgia en el club de la Eutanasia. Y las trompetas celebran la llegada de las marionetas.

Un corazón lastimado y una virgen desconsolada a mi lado.

Lágrimas corrosivas y recuerdos encarceladores suprimen y retuercen mi espíritu. Y todos mis intentos de superación se ven atenuados por mis propios deseos de autodestrucción. Como una suave contradicción mi destino es pura aberración.

Verborrea acometida y las tribulaciones mentales dinamitan mi pasado marchitado.

Catarsis mental y el inadaptable que detesta supurar adjetivos.

Un acomplejado insatisfecho. Un incomprendido desmotivado. Un profeta desterrado. Transpiran desilusiones, abortan amistades, se acompañan como hermanos los parricidas subterráneos.

Desilusionando al arco iris, suspiran y respiran metano en el aire. Descarriados depresivos, sus lamentos son todo color amarillo.

Parte de un todo y un minusválido despreciado se rebela acaramelado.

Se ríe el ingenuo desinhibido.

Recuerda a su madre, se aísla y se desvanece entre la maleza metropolitana, en medio de palacios  de sillar, ajenos e indiferentes.  Expulsado neblina y su boca gesticula cumplidos color rosa. Rimas fáciles para llevar y los detractores arrodillan todos a la par.

Sus ojos son vacios como su alma. Arde por dentro, aun así mantiene un tranquilo semblante. Manipulado y desechado, maquina ideas de venganza.

Sucede que no siempre es correcto decir “Sobreviví”, pues no solo es ingenuo, si no, irrisorio. Para mis ancestros estereotipados por sus intoxicados ambientes no les pareció correcta esta definición. Pues me alegro, ayer morí, y hoy reviví solo para morir otra vez. Vagabundeando como un desgastado circulo vicioso.

Bailarina abrázame y cántame tu canción.

Insuficiente base de datos mental, hago corto circuito, y mi corazón arde en llamas atrapado en el asilo para ancianos de mi calabozo atemporal. Desconectándose numerosas veces antes del atardecer, aun puede verte bailar en círculos, en el prado y en sus ojos color pardo.

Pues somos el daño colateral de la obra de dios.

Me preguntaba que si por alguna razón podrías dejar que las cosas continuasen en su lugar.

Que si por algún milagro inesperado nuestros lazos volverían a enlazarse y librarse del odio que acometió nuestra precoz unión.

Y si algún día seria bendecido con tus delicados sentimientos.

Por alguna razón sucumbí ante la impotencia y sus horribles consecuencias. Me desprecie a mí mismo y renegué de mis defectos. Limitando así la creatividad de mis demonio internos.

Las rimas no eran fáciles y la coherencia se hacía cada vez más insostenible en mi corazón. Los libros maldecían tu nombre y mi alma que escupe sangre durante las mañanas de tus cumpleaños.

Recordando su hermosa piel canela me enamore de su ausencia.

Dulces sonrisas durante el atardecer y la postal de despedida se completa.

Pues mi amor es tan ingenuo como una canción Pop y su silencio es tan afilado como sus ojos. Ser un inevitable destino compartido.

Su expresión insana destripaba la balada romántica del verano.

Son los dulces sueños del nostálgico anestesiado.

Pues he nacido nuevamente y aun conservo la calidez sangrienta del clásico reincidente.

Durante y después de la despedida.

Mis manos están sucias, sin embargo mi corazón es pleno con el recuerdo sangriento de tu ternura.

Lista para festejar y sus hormonas comienzan a fallar, una adolescente indecisa bailando a solas en su habitación. Ella sabe que lo que sucede a su alrededor es pura ficción. Dios la libero de toda culpa y su premio es su total redención. Nació de entre milagros inesperados. Y del purgatorio se ausento. Casi veinte años y ya sabe como regalar abrazos. Solo ella y su complicada actitud.

Romántica empedernida no te escondas de la familia. Son tu única salida, pues los imbéciles intimidados se fueron con la neblina.

Soy feliz como una palmadita en la espalda en señal de aprobación.

Soy deliberadamente complicado como un intento de sarcasmo mal usado.

Medio día y a las vírgenes suicidas se les acabaron las risas. Me traicione de tal forma que el camino de regreso estaba por debajo de cero, tenía tantas ganas de prevalecer como “Tiny Dancer” al amanecer.

Por siempre con el entumecimiento involuntario.

Por siempre el atormentado enamorado.

Bailarina

Lo  de Arcade Fire es increíble, no había escuchado nada de ellos antes de su ultimo disco “The Suburbs” y si bien me parecía un buen disco, lo he vuelto a escuchar y ahora es increíble. Ahora me dispongo a escuchar mas de esta banda “Indie” y disfrutarlos con las mismas expectativas. Abajo John Frusciante, presumo que cuando adolescente o joven tal vez.  Solo se necesita escuchar “Tiny Dancer” el cover de la original de Elthon John, y el resto es caer cautivado por este sujeto.

Advertisements