Pareció suceder muy lento o quizás solo se trato de la imaginación mía, o existe también la remota posibilidad de que mis sentidos se agudizaran de forma repentina para captar y apreciar con más interés la escena que acababa de suceder, no fue más de tres segundos, pero bien pudo ser tres minutos para mi, desde el primer contacto entre el filo de la navaja y la piel blanca de su cuello, para luego dar lugar al inicio del corte y la salpicadura de sangre, como si hubiese estado contenida por mucho tiempo, es con furia su salida, sangre roja y muy caliente salpica en mi, luego aparece una boca inmensa en su cuello- o lo que queda de él- y la sangre que en un inicio salió con mucha energía, se torna débil y sin embargo aun así sigue saliendo mucha sangre, resbalan por lo que queda de su cuello y luego tiñen su camisa blanca, la piel de su rostro se queda sin color y sus ojos no parecen vivos, como si de un vagabundo sentado en unas banquillo de cualquier parque se tratase, mi amigo se encontraba desangrando en su silla favorita-es ortopédicamente favorable para su postura erguida, siempre erguida- y con la boca abierta en el estudio ahogado entre tantos libros.

Cuando el placer y la indignación se turnan en tu cabeza, así sea por cortos espacios de tiempo, dígase segundos, el cambio que significa que una de las dos sensaciones predomine en tu mente puede dar lugar a un gran cambio, no físico, más bien psicológico, el sentido de moral se pierde como el sentido de valores en la sociedad, de forma sutil y efímera, sin embargo durante el intercambio de mentalidades, una interrogante adorna tu burbujeante existencia… ¿Es Culpa o Placer? , no siempre encuentras respuesta fácil y menos aun respuesta rápida, se trata más bien de una larga agonía, pues por un lado tienes una delicada delicia rebosando en tus labios y por otro tienes un manojo de escrúpulos sobrevivientes e inquietos en tu cabeza, diciéndote-gritándome-que recapacites y hagas lo correcto, es como uno de esos pocos momentos en el que sientes que el sentido de tu vida puede compararse con un mal chiste, como si el sarcasmo nunca hubiese sido mejor tratado por ti, o como cuando tu heroico padre soborna a un policía de tránsito en frente tuyo y luego sube al auto y todo sigue su curso y te incomoda, pero lo aceptas. Y aunque sabes que está haciendo mal, pues muchas veces has renegado de esa clase de personas, por alguna razón esta vez es diferente,  pues se trata de tu padre, de repente las excusas parecen brotar en el aire para que tu las consumas y justifiques la actitud de tu hasta ese momento “Héroe ejemplar”  , pues aun siendo un escolar promedio y aun adolescente, sientes un autentico sentido de autoridad, aun obedeces las reglas y no reniegas de tus padres, no les hechas la culpa de tus fracasos y menos aun maldices su nombre por cada recuerdo de ellos peleando por tu custodia, nada de eso es aun real y nada de eso perturbaba los momentos de calidad-Si es que esa palabra pueda considerarse como tal- que compartías con ellos, pero tuvo que suceder. Luego ves entrar en tu habitación a ese hombre que se atrevió a vender el mundo utópico que tenía como nombre tu más sinceros deseos, tu familia no es real y ese hombre no parece estar de acuerdo, con la postura erguida y sin rastro alguno de culpa en su rostro se acerca y le echa la culpa al mundo y muy a tu pesar sabes que en el fondo eres como el y así todo el panorama cambio para ti y tu profetizado futuro.

 Cuando termine de limpiar todo rastro que pueda inculparme o involucrarme-según sea el rastro dejado-cojo mi mochila con toda la ropa sucia y ensangrentada, sobre todo la camisa y el saco del terno, solo por si acaso traje todo un cambio de ropa y me alegro de haberlo hecho, el agua caliente ayudo a calmar mis nervios, que si bien no eran muchos, algún error por pequeño que sea de ahora en adelante en el transcurso de esta semana será de vital importancia, pues en el peor de los casos su hermana encontrara su cuerpo aquí mañana o pasado, siendo su única familia se preocupara y tratar de ubicarme, pues soy amigo suyo, pero ahí mi cuartada hace su parte, porque se supone que estoy de viaje por el norte del país y aun en peor de los escenarios me pondrán como sospechoso, pues la puerta no fue forzada, sea ese el caso, acudiría a mi hermano para que consiga algunas pruebas de viaje, ya sea boletas del peaje u otros, yo por mi parte modificaría algunas fotos antes tomadas, y no pasaría por más que un susto.

No encuentro razón alguna para justificar semejante traición, le prive de vida a mi mejor amigo, y aunque el agonizaba en vida, pues el stress y su ex esposa le tenían acorralado desde que le conozco, no tenía derecho de a asesinarle, pues ahora una niña se quedo sin padre y una mujer se quedo sin hermano… ¿Se supone que es culpa?, No. El sufría y yo fui su eutanasia ideal, no encuentro un camino más recto que el de ser fiel a tus principios, el placer y la fidelidad nunca estuvieron mejo entrelazados. Y yo amo eso que no tiene explicación.

Arriba una cancion que destrozo mi corazon, multiples sensaciones luego de escuchar esta cancion,pero la melancolia es la misma de noche o dia. Abajo una captura de Brandon – Michael Fassbender – en la pelicula Shame, una pelicula realmente intensa, cruda y particularmente claustrofobica.

Advertisements