INTROVERTIDA

Autocontemplacion

Presentación

Estuve bebiendo y contemplando

Note que perdí de vista a aquella Quimera

Monstruosa amalgama de miedos y frustraciones

Quimera hecha de circunstancias desfavorables

Ella es mi vida y expectativas, porque fui un puente colgante y ella una visitante agradable

Ella es mi despertador y mi Ángel siempre al rescate.

Ella es la advertencia de mediana edad

Recordar y reconocer

Que siempre estaré en suspenso y siempre estaré adornando mi existencia sobrevalorada, es muy desalentador.

Pero no importa

Porque después de todo ella es mi libreto manchado en tinta y yo mi Quimera favorita.

Me deslice por la miseria que adornaba mi condición de paciente depresivo

Y solo pude encontrar el charco de sangre que dejo mi madre al dejar de insistir.

La vida no fue hecha para ser justa

Pero chica depresiva no deja de insistir, muy optimista ella nunca deja de sonreír.

La gente subjetiva tacha de dramas mis experiencias

Pero yo se que nunca sabrán lo difícil que es quemar retinas pronunciando palabras no gratas

Muerte intravenosa es lo que necesito

Morir en una casa glamurosa ahogado entre aguas benevolentes y pastillas nostálgicas.

Para así matar esperanzas ajenas y a aquellas buenas musas de media noche.

 

Tedio y Prologo

Y si Dante me traiciono

Le perdono, pero aun le odio

Los veranos efímeros alimentan mis memorias con pequeñas dosis de esperanzas manufacturadas.

Y Aunque sueñes con finales felices, tu realidad desalentadora llena de rojo, color miserable, tus esperanzas siempre momentáneas y traicioneras

Resurrección para la ejecución en primera persona eso es lo que eres.

Mi camisa de fuerza, tejida por artesanos ya ejecutados me impide escapar de mi cabeza, hoyos negros me consumen y mis sentidos arden ante las campanas que advierten que el juego de ajedrez está por terminarse.

Cuando estoy deprimido busco tu figura en el infinito de mi subconsciente.

Tengo un ángel que cuida de mi y aunque mi madre me haya señalado aun puedo respirar y maquinar.

Tengo un dolor de cabeza que perturba mi andar. No pretendo alucinar ni confabular, solo estoy buscando la llave y aunque prometas no desaparecer, mi corazón de pólvora y constantes tic tac, advierten un final apocalíptico para tu carácter explosivo.

Ella es tan lista como adictiva

Renueva mi fe chica depresiva, Pues Pilatos me desilusiono y María me traiciono.

Princesa Melancolía y el amor

Mis recuerdos arden por ti

Me canse de prostituir mi alma

Estas en mis sueños llenan de gracias

Bañémonos en el lago de resurrección Princesa Melancolía

Aquella Quimera de atrocidades me quita confianza y desaprovecho oportunidades

Aun así amo el fruto del pecado y soy adicto a el

Es mi último paradero

Siéntete cómoda, porque ya no vuelvo atrás

Y si es verdad que tengo los recuerdos carcomidos por las constantes decepciones

Pues me es inevitable no vivir en el pasado, allí donde mi realidad no destruye mis sueños, siempre alimentados por tus expectativas y tus sonrisas sinceras.

Ella tiene un sombrero y una pose encantadora

Y yo sigo mendigando abrazos

Y cuando el volcán despierte

Saltare por la ventana con todas sus joyas

Aun si muero no importa, porque después de hoy el final se hizo más confortable.

Ese chico introvertido es muy ingenuo

Aun así Princesa Melancolía se enamoro.

Todo lo que tengo son errores y lamentaciones, pero me niego a vivir de auto contemplaciones, porque después de todo el pasado es un perro moribundo y yo un espectador desilusionado.

Deseos saludables


Desearía tener todas las respuestas

Desearía perder el miedo a la oscuridad

Desearía poder apreciar su belleza en silencio

Mi Padre me perdono por sacrificar su felicidad y mi Madre aun me odia por regresar.

El bastardo introvertido favorito de Dios baila alrededor de la fogata y sus hermanos llenos de odio saltan y gritan maldiciones, el establo aun arde en llamas y sus ojos contemplan la sonrisa burlona de su hermano mayor al hacer su gesto favorito, de despedida y reconciliación.

Desearía no ser un sentimental

Desearía viajar en el tiempo sin remordimientos

Desearía ser un suvenir de niños felices y saludables

Desearía vencer tu depresión y despertar de nuestras pesadillas, escapar juntos de los jinetes de ojos vacios y sus esqueléticos caballos. Desearía poder bailar a tu ritmo y ser aun yo mismo.

Soy Ellos y Ellas

Soy el matrimonio y la vida familiar

Soy tu rostro marchito por las promesas inconclusas

Soy la desilusión de mi Padre y los buenos deseos de mi Madre

Soy el día de su boda y el de su divorcio.

Soy  la constante en su cabeza y soy su inevitable razón de aflicción

Soy el reflejo en sus ojos y Sus crepúsculos nostálgicos

Sus atardeceres melancólicos y

Sus amaneceres favoritos.

Tengo pesadillas ya logradas

Tengo tu aroma y lo que eso representa

Tengo los años que pase buscándote y a nuestros amigos aun odiándonos

Tengo mis logros y medallas, todos juntos en el bolsillo derecho junto a mis bajos instintos.

Aun así todos estuvimos de paso y muy tristes buscando excusas, existencias vacías y corazones rotos adornaban el pasillo de camino al quirófano y ella aun diciendo:

“Te hare sentir orgulloso Padre”, sus manos están inquietas y ella no sabe porque, habla en vos alta y nadie vuelve la mirada, “No hables con extraños” y no hace caso.

Ella fue hija, madre y esposa y mi motivo de felicidad

Y yo el motivo de su triste final.

El final y los buenos deseos


Solo y con lágrimas adornando su rostro infantil, el niño coge el fusil y dispara con furia y enfermiza felicidad

El proyectil bañado en odio desfigura su rostro

Sus lágrimas ahora teñidas de sangre resbalan por su mejilla y solo su perro, Calavero, atiende a su entierro.

Estuve vagando todo este tiempo alargando mi regreso a casa

No supe si todo fue real o solo un oasis de anfitrionas elegantes

Pero de todas formas se me acaba el tiempo, pues mate un elefante con nombre y apellido y sus hermanos prometen venganza.

Y yo no tengo tiempo para más matanzas

Y aunque no pude evitar traicionarme, llegado el final y sin municiones solo tengo un nombre en mi cabeza y no es el mío, pero tal vez el tuyo.

Autosaturación Autocontamplativa despídete con esa sonrisa adictiva

 

Advertisements