No es la primera vez que me aburro tanto con una obra teatral y sería muy ingenuo pensar que sería esta la ultima vez, no en este instante de la presentación, recién están en la tercera escena de la presentación, y me está costando mucho aguantar, son muchachas apuestas y listas, pero eso no es suficiente para sobrellevar un dialogo un tanto tedioso (que se incrementa cada vez mas), cierro los ojos y trato de recordar la razón por la que estoy aquí. Y en mi mente aparece Milagros, la chica con el bigote postizo sentada sobre el mueble leyendo un periódico, que hasta ahora solo me parece un extra mas, salvo las veces que intervino para decir la hora y el día, no pasa mucho en el lobby de un hotel, y la verdad el aburrimiento que ahora ya está impregnado en mi aura (no creo en eso, pero comienza a notarse los bostezos), ¿En qué te metiste, Mili?, no lo sé, pero parecías muy entusiasmada cuando me dijiste que viniera y no era del tipo forzado, como tratando de vender algo para luego convencerte de que lo que haces está bien, el tuyo era un entusiasmo moderado pero definitivamente no forzado, “El martes por las 19:00 horas en el auditorio de psicología, ven temprano para que agarres buen sitio, no quiero que me veas de lejos” (19:00 horas o 7:00 pm, así de técnica es ella, producto de ver muchas películas bélicas), si bien no llegue muy temprano, ya siento el pasar de una hora, cuando solo son quince minutos, sin embargo las personas a mi lado (también espectadores, obviamente), parecen contentos y satisfechos con lo que va de la presentación, sueltan risas convincentes y no hay murmullos, y me pregunto por qué será que no presto atención, y por preguntármelo dejo de hacerlo, ahora divago pensando si será por las dos cajetillas de cigarros que fume horas antes o simplemente será la resaca del día anterior (esto más que improbable, las resacas no duran tanto y la fiesta no fue tan buena como para justificarlo), y si, ya se dé que se trataba, fue por la espera en el consultorio esperando los resultados del ginecólogo que atendió a Mili, ella no fue porque tenía que preparase para esto, yo estuve realmente muy tenso durante ese periodo de tiempo (durante el cual me fume las cajetillas ya mencionadas),no quería tener un hijo a los veinte y dos años, nadie quiere eso para si mismo, me alegre cuando resulto negativo, era positivo para mí y para Mili, afortunadamente, y ahora estoy aquí.

Ahora Mili coge el móvil de la chica guapa de su lado y se pone a desarrollar una especie de parodia dirigida a ella, supuestamente es una especie de parodia teatral de los estereotipos (previamente instalados ya, en nuestra sociedad antes de nuestra llegada, por eso la queja, supongo), desarrolladas por este grupo de feministas, que desde el principio ya comenzaron parodiando la función del hombre como ente superior en la pirámide del psicosocial colectivo (Esa es la razón por la que Mili lleva terno y bigote, parece una especie de Chaplin, pero más alto y pelirrojo), todo esto lo sé porque leí el folleto, no dice eso, pero leí entre líneas, miro a mi derecha e izquierda y encuentro muy conveniente el público, mas mujeres que hombres, era obvio, a estas alturas ya nadie aguanta la risa y eso no me incomoda pero tampoco me agrada, ahora la chica que se supone es el estereotipo de la chica dulce, corta de estatura y del tipo que aun no acaba de madurar, rubia con coletas y un vestido encantador, desarrolla un monologo lleno de sarcasmo dirigido a su novio, también mujer, pero ahora hombre dentro de este contexto, ahora empuja a Mili, es una especie de monologo de fuerza, tratando de argumentar lo injusto que es el prejuicio de debilidad que se tiene sobre las mujeres, esa clase de explosión que vez en una comedia romántica sobre la independencia de una adolescente o algo parecido, pero mejor planteado, pues culpa a Papa y a Mama, lo cual me parece muy justo, los padres son los responsables de nuestro éxito o fracaso, de cuando seamos adultos, lo sé desde que mi hermano mayor dejo de trabajar en la empresa familiar, para irse de “vacaciones” por los próximos nueve años, eso resume una vida llena de expectativas y cobardía, el lo entendió y se fue, no se trata de que no tuviera la fuerza de voluntad ni la autoestima necesaria para hacer lo que él quisiera de su vida, ese era el problema, el no lo sabía, y espero que lo sepa ahora, Sudamérica es un bonito lugar para aclarar las ideas, sobre todo si tienes nueve años para eso, nunca me daba órdenes y siempre me ayudaba con las tareas del colegio, le estimo por eso.

Ahora Mili parece rogarle a la que se supone es la madre de familia ejemplar, un perdón, ahora entiendo el bigote, ella es el padre de familia, ahora entiendo todo mejor, se trata de una familia que no pueden pasar del lobby pues allí es donde estalla el odio reprimido de cada uno, se parece algo a lo que Buñuel hizo en una película, sobre una cena, para demostrar lo salvaje que resulta la condición humana, están todos los ingredientes, la madre perfecta, el padre trabajador pero infiel, la amante, las hijas y las primas de visita (La dulce y la puta, la puta y la hueca son las primas), los hijos y los novios (El lento, el travieso/idiota, el listo y el popular/cool son los novios), ya voy entendiendo por qué me resultaba aburrido al principio, mucho tiempo para presentar a los personajes. Aunque llegado casi al final de esto, aun no entiendo la presencia de Milagros, hace una semana no estaba contenta con el grupo, “son muy estúpidas y prejuiciosas, se creen muy listas pero solo son unas putas frustradas”, esa fueron sus palabras, conozco muy bien a Mili y se lo grande que puede ser su odio, por eso mi extrañeza a la forma tan sumisa y optimista que estaba por esta presentación, y por eso mismo mi presencia aquí, ¿Se habrá vuelto una hipócrita más?, no creo, ¿Estará loca?, tal vez.

Milagros tiene unos ojos grandes que parecen aun mas grandes cuando lleva cerquillo, su cabellera roja siempre la hace resaltar de entre las demás, aparte de su notable estatura (un metro setenta y ocho, y si, es más alta que yo), nos conocemos desde nuestra niñez, y  si bien no siempre fuimos amigos al principio de la misma, siempre nos saludamos correctamente, supongo que éramos esa clase de pareja, que supuestamente no tienen mucho en común, para después darte cuenta de que eran los protagonistas de la película. Sé también que en secundaria ella clavo un cuchillo de cocina en la mano derecha de su por aquel entonces, novio de turno, por no aceptar que la llamasen puta, me dijo después:

–        No quería follar con él, me enoje, eso es todo

–        ¿Por qué la derecha? – le pregunte

–        Con ella se masturba – en ese momento no pudimos parar de reír.

Si, lo sé, estoy mal. Por aquel incidente, (Así le gusta que lo llamen a “eso”, sus padres), tuvo que ir al Psiquiatra todas las semanas y fue así que nos hicimos amigos, mi padre era su psiquiatra, por ese tiempo, me dedicaba a recetar pastillas sin receta a mis compañeros de clase, les vendía a un precio considerable para aquel entonces, teniendo en cuenta mis necesidades de en entonces, luego Mili me ayudo con eso, aunque nos aburrimos de eso después, así comenzó nuestro romance, vendiendo drogas a adolescentes.

No me gusta conducir, tengo auto y permiso para conducirlo, pero no me gusta, el trafico, odio el trafico, y también está la vez que atropelle a un adolecente, aunque Salí libre de culpa, pues él estaba muy ebrio y drogado, eso me ausento de conducir, por decirlo de una forma más interesante, de las pistas. Pero Milagros insistió en que trajera el auto, asumí que después de la presentación de la obra, seguiría una especie de velada romántica y luego su correspondiente noche de pasión, o follar por así decirlo, y eso fue suficiente para convencerme. Ahora llega la escena de la reconciliación y Milagros que es el “padre de familia”, abre los maletines que cargaba, ahora todos están sentados sobre los muebles en la sala de una habitación del hotel y les da su presente a cada uno, y se reconcilian, así de fácil. Luego llega el final y antes de que se cierre el telón, todos los actores se acercan y se agachan como es costumbre al finalizar una presentación teatral, se paran y antes de que alguno se vaya, Milagros levanta las manos, parece que quiere decir algo, los aplausos cesan, se agarra el cuello y comienza a hablar:

“Muchas gracias por estar aquí hoy, sé que en el fondo no les gusto esta presentación, porque en el fondo se sintieron identificados con ella, pero los perdono, pues yo soy tan hipócrita como ustedes, también tengo un iphone y también me gusta ir a la moda, pero hoy no se trata de aceptar pecados o autocompasión, hoy se trata de la velada mas romántica que tendrán en sus vidas, tienen en mi, a la persona que será más honesta con ustedes durante toda su vida, hoy habrá sangre pero todos nos sentiremos bien, gracias”

Coge su mochila del mueble y saca una pistola automática, apunta a “hija dulce” y le dispara dos veces, la sangre salpica a las hermanas a las primas, salen corriendo, saltan hacia el publico y tropiezan, nadie las ayuda, todos están alborotados, el pánico ya se apodero del auditorio cuando las primeras personas alcanzaron la salida, se escucha otro disparo y esta vez es la “madre ejemplar”, cae al piso pero no grita, la bala perforo su cuello y ahora se desangra en el suelo, nadie la ayuda, los hijos ya no están, pero un primo quedo paralizado, muere de igual forma, muerte instantánea gracias a la bala alojada en su frente, Milagros se quita el bigote y suelta su cabello, se para en sobre “madre ejemplar”, ella balbuce algo, como suplicando piedad, pero Mili le desfigura el rostro con dos balas, para aquel momento ya casi nadie se encontraba en el auditorio y ya comenzaban a sonar las sirenas de la policía, Mili guarda la pistola en la mochila y comienza a recoger las municiones, luego baja rápidamente del podio y se acerca a mí, yo aun permanezco sentado, con una sensación extraña circulando en mi cabeza, como si me hubiera perdido  de algo, llega a mí y me despierta:

–        ¿Trajiste el auto?

–        Si – respondo, con un ligero tartamudeo, pero ella me sonríe.

–        Entonces vámonos. – me coge de la mano y me dirige a la salida.

Al salir volteo para ver aquella escena, resulto algo tragicómica, un punto a favor para aquella presentación, mientras nos alejábamos mas, solo pude pensar en cuantas balas le faltaban al cartucho de su pistola, lo sé, los dos estamos perturbados.

Arriba el trailer de la pelicula “Warrior” (o “La ultima pelea”, en español), que sinseramente me gusto mucho, demasiado tal vez. La recomiendo muy seriamente,sobre todo si tienen problemas familiares, quien no?,lo se. Abajo el poster del mismo.

 

Advertisements