Aun recuerdo a Mary llorar en frente de toda la clase, ninguno de mis pasatiempos me ayuda a olvidar aquella escena, ni el alcohol ni las mujeres de entrada fácil o putas según sea el contexto en que se utilice, ni los juegos que tanta satisfacción solía darme, sin embargo ahora con mi racha (Siempre temporal) de mala suerte, resulta ser un pasatiempo un tanto masoquista para mí y mi por ahora estable economía y para variar un pasatiempo mas, llamase las drogas, benditas sean, no me malinterpreten, me estoy refiriendo a las drogas legítimas, esas aprobadas por mi siempre bondadoso gobierno y las que Jorge pone a mi alcance, en sus recetas medicas, Jorge es mi psiquiatra y no se equivocarían al llamarle idiota, solo un arrogante hombre de mediana edad  más, un idiota con saco y corbata, una insulsa existencia que no hace más que fastidiarme los días que tengo que ir, con su insultante calvicie y su libretita (supuestamente para tomar apuntes), agitándola constantemente en frente mío, yo recostado y escuchando sus estupideces que no me sirven, desde el punto de salud publica sí, mi jefe insistió, después me entere que si no lo hacía, me tendría que despedir y claro, eso no sería justo, después de todo tengo mis derechos y también el derecho de hacerlos valer, pero créanme cuando les digo que no estoy para papeleos que solo me perturbarían mas, siguiendo con Jorge, lo que más me molesta de este idiota, son sus sonrisas al finalizar la consulta, como si se sintiera mejor, no veo porque, después de todo tiene todo por lo cual sentirse mal, dos divorcios, tres hijos que lo odian y una vida sexual bastante descuidada, por no decir que ya ni siquiera existe, un optimista mas para variar, eso es lo que es.

Esto último, las drogas, creo es lo que me está afectando más (Mas que las otras adicciones anteriormente mencionadas), volviéndome un tanto paranoico, revisando uno o dos e incluso tres veces las putas cerraduras, el gas (metano) de la cocina, la plancha (corriente eléctrica)…y lo que más me asusta, las cortinas, siempre las cortinas, me provocan ideas descabelladas, imaginando cosas, “¿Es Mary?… ¿un cuchillo?…” luego me calmo un poco y me pongo arrogante “¿un cuchillo?…te creí mas lista, eh Mary”, iniciando y terminando un dialogo interno que solo me hizo perder el tiempo, aunque me calmase un poco, sigo asustado, siempre lo estoy.(“puto Jorge y sus alucinógenos”). Es viernes y ya paso la semana que tenia libre fuera del trabajo, y la verdad no siento ni una sola mejoría, ahora pienso en mi trabajo, comienzo a preocuparme, “puedo perderlo…!”, aun tengo que pagar el auto, puto auto japonés, el vendedor dijo que me harías feliz y no fue así…maldito seas, ya imagino lo que sucedería en la oficina con el bastardo de mi jefe:

“Conozco tu situación y créeme cuando te digo que te comprendemos…pero”, maldito pero…esa palabra siempre desencadena una serie de situaciones trágicas en mi ya en declive existencia. Faltan dos semanas para mi cumpleaños treinta y me siento como mierda, enciendo el televisor y miro los programas que normalmente no veo, pura basura, telenovelas, realitys, series teen, pornografía, mtv, Disney…nada. Pero me ayuda a divagar y pasar el tiempo. Ahora pienso en Jorge, lo que tratamos de hacer Jorge y yo (Siempre hay que hablar de un equipo), es descubrir el origen de toda esta paranoia, Mary lo es obviamente, ¿Cómo sacamos a Mary de mi cabeza?  y ¿Cuándo entro?, es la tarea pendiente, pero lo que él no sabe ni puede descubrir es que tengo una idea de cómo comenzó todo esto, pero no le digo nada, quiero ver que tanto lejos puede llegar, odio las consultas y también le odio a él, por eso mi necesidad de ver su rostro aunque sea una vez, un rostro decaído, lleno de miseria y autocompasión.

Puta Mary, recuerdo a todos mirarme con odio y ¿desilusión?, no… Vergüenza eso es, con mucha vergüenza, te hice algo, ¿Verdad, Mary?, me lanzaste una última mirada antes de que las chicas te sacaran de la clase, tu cerquillo no impidió a tus ojos llorosos se quedaran grabados en mi retina, “Haz algo!”, creí escuchar, creí entender, pero te deje allí y me fui, muy perturbado, hasta ahora no había considerado para nada el hecho de que una traición fuese el detonante de tu llantos en clase, pero fuese lo que fuese, tu lo superaste hace tiempo, tenemos veinte y nueve años cada uno de los dos, tú tienes una prometedora carrera como abogada en el mejor buffet de abogados de la ciudad, del país, además de un historial muy increíble,(Para cualquiera que se interese en esas cosas, yo no), como activista a favor de las causas más nobles y publicitadas del mundo, los animales, el medio ambiente, los arboles, los niños pobres, las mujeres abusadas y demás, pero también eres abogada y eso hace que te odie aun mas, eres una puta mas de este sistema de mierda que me hace trabajar todos los días para continuar con mi mediocre existencia, (Lo sé, puede ser una escusa, pero también es verdad). también tienes un novio, no cualquier novio, tienes a tu doble, ese que hace juego contigo en cualquier parte del mundo, tu versión masculina, pero aun así, pareces tan feliz, es lo que recuerdo del reencuentro de nuestra promoción ,PROMOCION 1999 : SALVAR EL MUNDO, (Éramos unos hijos de puta, aun lo somos , muchos tuvieron fe, pero es pasado, contentémonos con eso), Con tu sonrisa de oreja a oreja mostrando a todo el mundo tu trofeo, tu novio a toda la puta clase, y los profesores, parecían felices, Profesores orgullosos (No se dice fácil, la verdad), “hicimos algo bien”, parecía decir su expresión, levantando la cabeza y mirándote con orgullo, sin embargo a mí solo me saludaron de lejos, los muy malditos. Pero lo que me molesto mas de esa reunión (Y fue a raíz de eso  que volviste a mi cabeza), no sé cómo, pero fue muy rápido como corrió la noticia de mi supuesta depresión, ¿Como sucedió? No sé. Pero me miraste con esos ojos que una vez me gustaron, pero que ahora me torturan día y noche, pero no eran ojos tristes, estabas feliz, ¿Cómo puede pasar algo así?, como desearía que el odio fuese suficiente para hacer infeliz a alguien, así serias el alma en pena más infeliz de este planeta. Miro la tv, está dando el noticiero de las mañanas, miro la ventana y ya está saliendo el sol, con su puto optimismo me ilumina el rostro y despierto.

–        ¿Fue un sueño?

–        No – responde Jorge

–        ¿Entonces qué es? – replico

–        Insomnio – responde suspirando y mirando su reloj.

Pues ya vamos más de la hora, se levanta del mueble haciendo un ademan para que hiciera lo mismo, ya no es el mismo Jorge de hace dos semanas, este luce más decaído, con ojeras y el cabello descuidado, “lo logre”, pienso…no hay satisfacción. Le hago una última pregunta antes de salir del consultorio, Jorge, ¿Que es lo debería hacer?…”Arrancar el problema de raíz”, lo dice muy rápido y a la vez tan lento, que pasan muchas ideas por mi cabeza, posibles soluciones o simples hipótesis, “Lo lograste”, pienso, pero no lo digo.

Es martes trece, una fecha muy oportuna para ser mi cumpleaños número treinta y estoy ligeramente entusiasmado, Son casi la seis de la tarde y estoy sentado sobre el mueble, miro de costado hacia la ventana y puedo ver el ocaso de mi cumpleaños siendo celebrado por Dios, el sol muriendo y un telón naranja teñido de rojo lo despide, siempre e odiado a las personas que venden los cigarrillos y no porque sea un purista o jurado enemigo de los fumadores, lo que sucedía es que me aterraba y asqueaba la imagen que ponían en las cajetillas, de cadáveres putrefactos, supuestas advertencias por parte del ministerio de salud, si consumías lo que tenias en la mano (La cajetilla prometida), pero creo sinceramente que hoy es un buen día para comenzar a hacerlo, fumar despreocupadamente, para lo que estoy adecuadamente preparado, sobre la mesita de estar, al frente mío, un encendedor y en mi mano derecha un cigarrillo, muy listo.

Debo decirles también que contacte a Mary el día de ayer, le conté sobre mis problemas terapéuticos, entre todos los “Espero mejores”, “Lo siento mucho”, “Te deseo lo mejor”, que hubo durante la conversación por teléfono, fue lo último lo que me gusto mas, “Está bien”, aceptando encontrarse conmigo hoy y por supuesto que lo hizo. Esta conmigo ahora, aunque claro que también está atada y amordazada, cuidadosamente sentada a mi costado, es una imagen muy parecida a la que anteriormente vivimos durante el colegio y le digo “Respira Mary…respira el metano alrededor nuestro”, ella se desespera y me mira por última, esta vez no son los mismos ojos de la reunión, son diferentes, son unos ojos adolecentes, resbalando lágrimas por su rostro mojado por el sudor, pero esta vez escucho, “Haz algo!!” y lo hago, enciendo el encendedor y ahora también yo lagrimeo.

Arriba una foto que tome saliendo de una de las tantas casas donde viví. Me gusta porque e la hora de la tarde que mas me gusta del día. Abajo la canción dos del ultimo álbum de “The Black Keys” , algo me dice que sera el disco del año.

Advertisements